¿Por qué hay todavía tan pocas mujeres en la ciencia?

¿Por qué hay todavía tan pocas mujeres en la ciencia?
eee

En el verano de 2012, unos investigadores de Yale publicaron un estudio que demuestra que los físicos, químicos y biólogos son más propensos a ver a un científico joven más favorable que una mujer con las mismas calificaciones. En él presentaron resúmenes idénticos de los logros de dos candidatos imaginarios y los profesores de seis reconocidas instituciones de investigación estuvieron significativamente más dispuestos a ofrecer el trabajo al hombre. Y si decidían contratar a la mujer, su salario promedio era casi 4.000 dólares más bajo que el del hombre. Otro estudio pone en evidencia este continuo sesgo. Sólo una quinta parte de los doctorados en Física en Estados Unidos se otorgan a mujeres, y de todos los profesores de física, sólo el 14 % lo son.

Pero, ¿qué podría mantener a las mujeres fuera de los campos de STEM? ("STEM" es la abreviatura de "ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas").

Obviamente el clima se ha vuelto más acogedor para las jóvenes que quieren estudiar ciencias y matemáticas. Sin embargo siguen existiendo muchos estereotipos. Eileen Pollack, la autora de esta líneas que traduzco, lo sabe. Las estudiantes de ESO ya no tienen que aprender cálculo por su cuenta como le pasó a ella en la década de 1960.

La prueba de que los estereotipos siguen influyendo en las actitudes de los estadounidenses acerca de la ciencia, y en particular, sobre las mujeres en la ciencia, se demuestra viendo un episodio de la exitosa serie The Big Bang Theory, sobre un grupo de torpes pero entrañables físicos y su vecina, Penny, una atractiva rubia que se ha mudado a Los Ángeles para que convertirse en actriz.

Aunque hay dos científicas, Bernadette, habla con una voz tan chillona que podría romperse un tubo de ensayo. Además cuando ella esta realizando su Doctorado en Microbiología, en lugar de trabajar en un laboratorio, como cualquier estudiante de doctorado verdadero haría, ella está de camarera con Penny. Mayim Bialik, la actriz que interpreta a Amy, una neurobióloga que se convierte en una especie de “novia” de físico infantil pero brillante Sheldon, tiene realmente un Doctorado en Neurociencia y es horrible y regordeta.

The Big Bang Theory es un sitcom, y por lo tanto, cada personaje es una caricatura, pero ¿qué joven remotamente normal desearía entrar en un campo poblado por inadaptados como Sheldon, Howard y Raj? ¿Y qué mujeres remotamente normales querrían imaginarse a sí misma como una torpe social y anticuada como Amy en vez de una estilosa y simpática pero analfabeta científica como Penny?

Aunque los estadounidenses dan por sentado que los científicos son geeks, en otras culturas un don para las matemáticas es a menudo visto como una demostración de que una persona es intuitiva y creativa. En 2008, la American Mathematical Society publicó los datos de concursos internacionales prestigiosos en un esfuerzo para rastrear artistas sobresalientes. Los competidores americanos eran casi siempre los hijos de inmigrantes, y muy rara vez, eran chicas. Por ejemplo, entre 1959 y 2008, Bulgaria envió a 21 niñas a la Olimpiada Matemática Internacional, mientras que EE.UU. desde que entró en la competición en 1974 hasta 2008 envió solo a 3. Ninguna mujer participó en el equipo hasta 1998.

Según los autores del estudio, los estudiantes estadounidenses nativos se alejan de los clubes de matemáticas y competiciones porque es "sólo para los asiáticos y los nerds, ya que son quienes hacen voluntariamente matemáticas". En otras palabras, se considera fuera de moda en el contexto social de los EE.UU. estudiar matemáticas por diversión en ESO y Bachillerato; hacerlo puede llevar al ostracismo social. En consecuencia, las niñas superdotadas, incluso más que los niños, por lo general camuflan su talento matemático para encajar bien con sus compañeros.

Las conclusiones del estudio se aplican por igual en la ciencia. Meg Urry, profesora de Física y Astronomía en la Universidad de Yale le comentó a Pollack que en el Space Telescope Science Institute (STScI) donde ella suele trabajar, que sus compañeras italianas y francesas suelen vestir bien, lo que suele ser muy revelador para sus colegas:

"Verás a una francesa en una falda corta y medias de red; para ella es normal. Los hombres en esos países parecen ser capaces de mantener la identidad sexual de una persona separada de su identidad científica. Los hombres estadounidenses no parecen apreciar a una mujer como mujer y como científica; es uno o lo otro".

Que la disparidad de número entre hombres y mujeres en la ciencia y las matemáticas surja más de un problema cultural que genético, parece fuera de toda duda. En la escuela primaria, las niñas y los niños se desempeñan igualmente bien en matemáticas y ciencias. Pero es cuando llegan a la ESO que comienzan a variar las cifras. Tal vez los chicos se preocupan más por la física y la informática que las niñas. Tal vez se anime más a los niños a tomar cursos difíciles en temas impopulares, mientras que a las niñas, no importa lo inteligentes que sean, reciben menos aliento de sus padres, profesores o consejeros si se suspenden un examen.

Que los mensajes culturales pueden afectar la capacidad de un estudiante de llevar a cabo en un examen es conocido desde hace tiempo. En un estudio frecuentemente citado de 1999 de la Universidad de Michigan se evaluó las habilidades matemáticas de los estudiantes en dos grupos. En el primero, se les dijo a los estudiantes que los hombres se desempeñan mejor en pruebas de matemáticas que las mujeres; en el segundo, se les aseguró que a pesar de lo que podrían haber escuchado, no hubo diferencias de rendimiento. Ambos grupos recibieron un examen de matemáticas. En el primero, los hombres superaron a las mujeres en 20 puntos; en el segundo, los hombres sólo anotó 2 puntos más.

Si estáis interesados en leer sobre la experiencia de Eileen Pollack, licenciada en Física por la Universidad de Yale y otros estudios o comentarios, tenéis el artículo original, aquí.

Los investigadores concluyeron que “las físicas podrían ser la mayoría en un futuro hipotético pero aún siguen considerando que sus carreras experimentan problemas que se derivan de un sesgo a menudo inconsciente."

"Tal vez las mujeres son víctimas de la mala percepción".

Fuente: New York Times Magazine, imagen de campaña “Why not?” de la empresa brasileña IG.